cambio, docencia, educacion, escuela, Liderazgo

Niños y jóvenes líderes. Como hacer que los alumnos de ahora te escuchen

Para enseñar a los demás, primero has de hacer tú algo muy duro: has de enderezarte a ti mismo.

Buda (563 AC-486 AC) Fundador del budismo

Este tema lo tratamos en un conversatorio hace dos semanas en el Centro de Tecnología de la #UDOANZ. En él pudimos intercambiar distintas opiniones y enriquecernos con las conclusiones de los docentes asistentes.

El contenido del mismo quisiera compartirlo con ustedes en este post y si es de su agrado, hasta pudiera interactuar en los grupos educativos planteados. Estos contenidos es una recopilación de ideas de los cursos impartidos por el #INTEF #EduExpandida #MoocBot #Cdigital_INTEF #EduCMooc, en especial el discurso dado por Michel Serres que me pareció pertinente para esta ocasión, espero les guste.

La presentación se explica por si sola:

    • La necesidad que tenemos como docentes de cambiar toda la estructura tradicionalista de enseñanza, por que ya nuestros estudiantes tienen la información que le vamos a supuestamente “enseñar”, a su disposición a cualquier hora del día.

    • Concienciar que la escuela ya no es lo que era.

    • Poner a disposición mi PLE que uso con mis estudiantes, para que sirva como base para la construcción de nuevos y mejorados PLEs.

 

 


Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional.

 

Anuncios
actualización, agil, cambio, docencia, educacion, escuela, Liderazgo, maestro, proyectos, tecnologia, universidad

Aplicar Scrum en educación

Cada vez que usted planea, se arriesga, fracasa, revalúa o hace ajustes, está disponiendo de otra oportunidad para volver a empezar, sólo que en mejores condiciones que la primera vez.
John C. Maxwell

Muchas veces las personas que arduamente están al frente de las instituciones o centros educativos, generalmente son docentes que han trabajado allí durante gran parte de su vida y cuentan con experiencias importantes para la institución. Esto es bueno por una parte, pero en ocasionalmente no lo es, si es éste el caso las decisiones pueden estar basadas netamente en experiencias.

El desarrollo de software, tiene ya algún tiempo buscando la manera de que sus proyectos lleguen a un final feliz. De allí nacen las metodologías ágiles que buscaron en sus inicios mayor eficiencia en la gestión de dichos proyectos. Hoy en día han aportado valor a una gran variedad  de metas organizacionales.

Estos últimos años los centros educativos en su procesos de innovación, han querido implementar proyectos educativos de TI, en las que particularmente recomiendo el uso de estas metodologías, específicamente: “SCRUM“. Esta ayudará a que la junta directiva apoye sus valiosas experiencias con herramientas colaborativas que nos presenta la gestión de proyectos.


scrum-icon¿Que es Scrum?


Scrum es una metodología ágil para el desarrollo de software computacional, en el que se aplican de manera constante buenas prácticas para trabajar colaborativamente en equipo, y obtener el mejor resultado posible de un proyecto. Estas prácticas se encuentran interrelacionadas unas con otras, lo que le permite trabajar a los equipos de manera sistémica y más productiva.

Los que utilizan esta metodología deben realizar entregas parciales y regulares del producto final. Por esta razón, Scrum está diseñado para proyectos que estén inmersos en entornos complejos, donde se necesita que los resultados se entreguen rápido, y por si fuera poco, donde los requerimientos son altamente cambiantes o poco definidos, por esta razón la innovación, la competitividad, la flexibilidad y la productividad son fundamentales.


images-11Scrum en Educación


De acuerdo a mi experiencia en la utilización de Scrum como metodología para el desarrollo de software, puedo afirmar que: se ajusta como anillo al dedo de aquellos centros educativos en los que el tiempo pareciera no alcanzar ¿Algún parecido a tú realidad?. Sus aplicaciones en el campo educativo son infinitos, desde reuniones de directiva hasta su utilización en el aula de clases.

Un ejemplo muy de ello es una escuela Alphen ann den Rijn situada a unos 45 minutos de Ámsterdam. Para iniciar, los pupitres no están agrupados en filas en dirección a la mesa del profesor, sino, están colocados en grupos de cuatro, donde los alumnos trabajan colaborativamente viéndose unos a otros.

Las+clases+están+compuestas+entre+4+y+12+estudiantes.

Imagen no real, referencial

Cuando inicia la clase todos sacan un papel bond grande con post-its. El papel está dividido en cuatro partes: “todos los items”, “pendientes”, “en proceso” y “hecho”.

sales-scrum

Imagen extraída de Pixabay

Mediante la motivación del docente los alumnos se planifican y establecen los contenidos que desarrollarán en ese momento y cuáles terminarán mañana, colocando los post-it en pendientes y de una vez se ponen a trabajar. Con los recursos que tengan a la mano (libros, anotaciones, internet) cada uno realiza su aporte dentro de su grupo y ellos mismos gestionan la utilidad de esa información, lo que va desarrollando en ellos las habilidades colaborativas esperadas.

Para lograr que se dinamice la clase, el docente pasa por cada grupo y si ve la necesidad de intervenir para solventar alguna dificultad  lo puede hacer e inclusive puede hacer un alto y explicarlo a toda la clase. Aleatoriamente puede tomar una nota autoadhesiva del cuadrante “Hecho” y preguntarle a cualquiera del grupo sobre el tema, de tener problemas se coloca el contenido en el cuadrante “Pendientes”.

Cada uno de los integrantes del equipo autogestiona el aprendizaje, ellos mismos se colocan las tareas y revisan los tiempos, obteniendo con esto resultados impresionantes no sólo en el proceso de enseñanza-aprendizaje, sino que los niños y jóvenes aprenden a trabajar con sus similares, que poseen talentos diferentes y a darle valor al aporte de cada uno y por su puesto, al propio.

Al finalizar la clase hacen un recuento y evalúan cómo hacer en próximos encuentros para ser mejor equipo.

Otra experiencia maravillosa ocurre en Hope High School, una escuela en Phoenix, USA. Los estudiantes de este centro educativo usan Scrum dentro de su consejo estudiantil, para crear una cultura de trabajo en equipo y cooperación, demostrando que este marco y la mentalidad ágil pueden impulsar la transformación en todo tipo de entornos basados ​​en equipos”, expresa Lisa W. Hershman, CEO interino de Scrum Alliance.

Este centro es relativamente nuevo, apenas en 2003 inicia sus operaciones atendiendo a estudiantes en riesgo, incluidos aquellos con historias de participación de pandillas o paternidad adolescente. La mayoría de los estudiantes de HOPE viven por debajo de la línea de pobreza, y algunos tienen trabajos de tiempo completo. Frente a los desafíos únicos de un alumnado tan diferente de la escuela pública promedio, la directora Krissyn Sumare buscó una estructura de gestión innovadora de Agile y Scrum: “Ágil ha trabajado aquí porque es una práctica no tradicional en un campo no tradicional”, dijo Sumare. “Para algunas escuelas, los estudiantes como los nuestros no existen. No los miran como si fueran verdaderos estudiantes. No ven el valor de lo que realmente son. Con Agile, nos permite sacar esos valores de ellos que nadie más ha podido ver “.

En 2015, Sumare y John Miller, un Scrum Coach certificado y Coach Profesional Co-Active, presentaron un taller Scrum for Education en Global Gathering en Arizona, utilizando la experiencia en HOPE High School para demostrar el éxito que este ha tenido. En 2016 Scrum Alliance dió la bienvenida a los estudiantes del consejo estudiantil “Hope Squad” de HOPE a The Gathering en San Diego, para que también puedan conectarse con la comunidad de agilitadores y entrenadores Scrum y aprender de las experiencias y experiencia de otros. Tanto los administradores de la escuela, como todo el personal docente de Hope High School, son Certified Scrum Masters (CSM).

Las reuniones de directiva, de planificación docente, de administración, jornadas de comunicación con padres y representantes, entre otros, pudieran ser más efectivas con la aplicación regular de esta metodología, y así evitar las reuniones tediosas a las que estamos acostumbrados.

lowkey-2572915_1920

Queda claro que para convertirse en una escuela innovadora e implementar procesos de cambio y de mejora educativa debemos ser:

 

ÁGILES

 

Connecting Brains durante la sesión “Clases Ágiles” en 2016, nos regala un poster genial que les comparto a continuación:

 

clases_agiles_connectingbrains

Las experiencias y resultados de los centros educativos y profesores en la aplicación de esta metodología son sorprendentes, no sólo en la adquisición de conocimiento para con los alumnos, sino en el estímulo emocional para el compromiso que ellos adquieren.

 

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional
Ética, Relaciones Humanas

Hablemos de Libertad

Una vez graduado de secundaria, elegí estudiar en la Universidad donde mi padre impartía clases. Durante mis estudios siempre me pregunté ¿Por qué él nunca influenció a sus colegas docentes para que fuesen condescendientes con su hijo?. Y aun más, me molestaba el hecho de que observé casos de influencias a las que fácilmente yo podía disponer, pero jamás sucedieron.

Esto siempre se lo agradeceré, ¿por qué?, pues es el motivo de esta nueva entrada al blog.

Hace pocos años el día de mi cumpleaños, él mismo me obsequió el libro “Ética para Amador” de Fernando Savater, del cual quiero compartir el siguiente extracto, para iniciar el tema de la libertad:

Las termitas, son hormigas blancas que en África levantan impresionantes hormigueros de varios metros de alto y duros como la piedra. Dado que el cuerpo de las termitas es blando (…) el hormiguero les sirve de caparazón colectivo contra ciertas hormigas enemigas, mejor armadas que ellas. Pero a veces uno de esos hormigueros se derrumba por culpa de un aguacero o de un elefante (a los elefantes les gusta rascarse la espalda contra los termiteros). En seguida, las termitas-obrero se ponen a trabajar para reconstruir su dañada fortaleza a toda prisa. Y las grandes hormigas enemigas se lanzan al asalto. Las termitas-soldado salen a defender a su tribu e intentan detener a las enemigas.

Como ni por tamaño ni por armamento pueden competir con ellas, se cuelgan de las asaltantes intentando frenar todo lo posible su marcha, mientras las feroces mandíbulas de sus asaltantes las van despedazando. Las obreras trabajan con toda celeridad y se ocupan de cerrar otra vez el termitero derruido… pero lo cierran dejando fuera a las pobres y heroicas termitas-soldado, que sacrifican sus vidas por la seguridad de las demás. ¿No merecen acaso una medalla, por lo menos? ¿No es justo decir que son valientes?

Por otro lado, en la Ilíada, Homero cuenta la historia de Héctor, el mejor guerrero de Troya, que espera a pie firme fuera de las murallas de su ciudad a Aquiles, el enfurecido campeón de los aqueos, aun sabiendo que éste es más fuerte que él y que probablemente va a matarle. Lo hace por cumplir su deber, que consiste en defender a su familia y a sus conciudadanos del terrible asaltante. Nadie duda de que Héctor es un héroe, un auténtico valiente.

Pero ¿es Héctor heroico y valiente del mismo modo que las termitas-soldado, cuya gesta millones de veces repetida ningún Homero se ha molestado en contar? ¿No hace Héctor, a fin de cuentas, lo mismo que cualquiera de las termitas anónimas? ¿Por qué nos parece su valor más auténtico y más difícil que el de los insectos?”

¿Cuál es la diferencia entre un caso y otro?

Las termitas soldados: Luchan y mueren porque tienen que hacerlo, sin poderlo remediar (como la araña que se come a la mosca).

Hector: Sale a enfrentarse con Aquiles porque quiere. Por mucha presión que los demás ejerzan él siempre podría escaparse de lo que se supone que debe hacer: no está programado para ser héroe, ningún hombre lo está.

A diferencia de las termitas, decimos que Héctor es libre y por eso admiramos su valor.

Sigue leyendo “Hablemos de Libertad”

Relaciones Humanas

Mal redondeo

Según el manual de laboratorio de física I de la Universidad de Oriente, materia en la que fui preparador docente por unos cuantos años, expresa que: “un número se puede redondear a ciertas cifras, prescindiendo de uno o más de sus últimos dígitos, cuando el primero de los dos dígitos que se desea suprimir es menor que 5, el último dígito que se mantiene no se modifica; cuando el primer dígito a suprimir es mayor o igual a 5, se aumenta en una unidad la última conservada”.

El manual también expresa que “el redondeo no debe hacerse en forma sucesiva, sino siempre con respecto a la cifra original”. El estudiante universitario entiende el concepto y lo aplica con resultados satisfactorios. Sin embargo, en la realidad parece que nos cuesta su aplicación.

A continuación se describen varios ejemplos que extraídos de la vida cotidiana del venezolano, que quizás para nuestros amigos de otros países sean un poco extraños:

  1. Al surtir de gasolina el tanque de nuestro vehículo, puede ocurrir que debamos pagar Bs. 4,15 en total (increíble!! No?) y pagamos con un billete de Bs. 5. ¿Cuánto nos devuelven?…Como usuario experto de éste país, ya usted sabe la respuesta. Pues, suceden dos cosas (u otras insólitas que usted podrá comentar en este artículo),  o “No recibes cambio” o “recibes una moneda de 0,5”, por consiguiente un mal redondeo a conveniencia. ¿Qué sucede con el resto?. Y si a usted se le ocurre reclamar estimado lector, pues será objeto del disgusto de quien lo atienda.
  2. En educación secundaria y superior ocurre otra situación. El docente al entregar la calificación definitiva es motivo en algunos casos de ganarse la marca de “descorazonado” por parte del estudiante o de su representante. Antes de continuar es necesario aclarar que la nota definitiva la conforman la calificación cuantitativa y la cualitativa, donde se evalúan las aptitudes, comportamiento entre otras.  Algunas expresiones que se escuchan son… “¿usted me va a raspar la materia con 9,3? (para evaluaciones en base a 20 puntos)”… “que malo(a) es usted, no voy a presentar examen final por “su” culpa porque tengo 3,4 (para evaluaciones universitarias en base a 10 puntos, se tiene derecho a presentar examen final si el estudiante acumula 3,5 o más)”.

Estimado lector, acaso reclamar tu derecho ¿está mal? O asumir la responsabilidad de haber sacado mala nota ¿es muy difícil?. En nuestra sociedad inversa parece que la respuesta a ambos cuestionamientos es afirmativa.

Entonces, el mal redondeo es cuestión cultural o ¿todos en el mundo lo aplican?.

Relaciones Humanas

Déficit de Atención. ¿Acaso todos sufrimos de ello?

En la actualidad muchas personas sufren de complicaciones por déficit de atención. Quizás porque la sociedad nos intoxica a cada momento con tantos mensajes de texto, propaganda e información, con tantos datos que nuestro cerebro se sobrecalienta (por así decirlo).

“Nunca el ser humano había estado sometido a tanta distracción inútil. Por eso la atención es un bien tan escaso” (El Líder que no tenía cargo, Robin Sharma 2010).

Parecemos máquinas, procesando tanta información, que no tenemos la dedicación para escuchar por completo el mensaje del emisor con quien entablamos una conversación, ¿y crees que nuestro interlocutor no se da cuenta?.

Como es sabido, lo que más anhela la gente, es el deseo de ser escuchado y entendido. Desde muy niños tenemos esa necesidad y la gran mayoría quiere compartir al mundo esas ideas y nuestros puntos de vista.

Ahora, ¿Qué pasa cuando alguien tiene la delicadeza de prestarnos atención sincera?, pues, nuestro aprecio y respeto aumentan por ese ser humano.

Aunque suene a tiempos medievales, “Escuchar es uno de los actos más valientes y poco comunes de las personas”, y más de las personas que dirigen a otras.

En un letrero muy pequeño a la entrada del templo donde asisto desde temprana edad se expresa: “En el silencio se escucha la voz de Dios”. Y es cierto, nos cuesta hacer una pausa para escuchar lo que realmente es importante.

He querido iniciar el blog, con esta reflexión, porque el saber inicia con un gran silencio y una constante escucha.